miércoles, 30 de septiembre de 2009

martes, 29 de septiembre de 2009

Colapso

Daniel Martín escribe en Estrella Digital, y acierta, como en otras ocasiones, al referirse a la clase política, a los electores y a la corrupción que nos rodea.

Así escribe: La RAE define colapso como "destrucción, ruina de una institución, sistema, estructura, etc". No creo que ninguna palabra defina mejor nuestra actual situación. Sírvanos como ejemplo el caso de financiación ilegal del PP de la Comunidad Valenciana, del que se pueden obtener las siguientes conclusiones:

- Algo huele a podrido por allí, y no solo en lo que tiene que ver con el Partido Popular. La costa mediterránea española, desde la frontera con Francia hasta Gibraltar inclusive, es sólo el caso más notorio de la corrupción generalizada que afecta a España en cualquier cosa que tenga que ver con la administración, ya sea estatal, autonómica, provincial o municipal.

- Por otro lado, los informes policiales que El País ha ido publicando provienen de filtraciones. Son documentos aparentemente secretos, a los que un juez no hizo caso pero que de alguna manera han llegado al periódico. Un fallo más que convierte a este diario en una especie de Boletín Oficioso del Gobierno, y eso a pesar de la guerra del fútbol.

- Los partidos políticos, a pesar de vivir de nuestros impuestos, a cargo del dinero público, utilizan el poder para colocar a los suyos y beneficiarse económicamente o de cualquier otra forma.

- Si mañana Francisco Camps se presentase a las elecciones autonómicas, barrería del mapa a sus rivales, ganaría con una amplia mayoría absoluta.

Así, este caso demuestra una vez más que ni el Estado, ni el Gobierno, ni los partidos ni la Sociedad funcionan en España. El cachondeo, el despiporre, el disparate y el derroche se admiten como algo consustancial a nuestra forma de ser. Así, los españoles admiten estos males como si fueran inseparables de un sistema democrático.

En periodos de mayor o menor bonanza, la ruina del sistema se nota bastante poco. Pero España, tras la crisis financiera internacional, se ha sumido en un hoyo económico más grave que el de nuestro entorno por nuestra mala productividad y nula competitividad, un sistema sindical antañón y pérfido, un mercado laboral torpón y ajeno a cualquier iniciativa empresarial inteligente y nuestro elefantiásico peso de lo público.

A estos problemas estructurales se ha unido el coyuntural de que el Gobierno que tenía que enfrentarse a estas crisis estuviese comandado por una persona que nunca ha vivido en el mundo real. Un personaje que, lejos de rodearse de gente capaz, ha ido colocando a su alrededor gente muy poco preparada e incapaz para afrontar la realidad con un mínimo de destreza. De ahí que los pocos que algo sabían se hayan ido alejando como quien no quiere la cosa. Con fidelidad, eso sí, a un partido que mientras tenga el poder algo tendrá para repartir. A la nula capacidad del Gobierno se ha unido la negligencia de una oposición que, a menudo, parece cómoda en su puesto para no tener que coger por los cuernos al toro de las crisis.

lunes, 28 de septiembre de 2009

¿Sindicatos Verticales?

Publicado en La Razón:
Los ingresos de los dos sindicatos mayoritarios españoles, Comisiones Obreras (CC OO) y UGT, por las principales subvenciones y ayudas estatales fueron de más de 7,13 millones de euros al mes en los dos últimos años, según los datos publicados en el BOE. El cálculo resulta de la contabilización del dinero que han recibido durante 2008 y 2009 en concepto de ayudas y subvenciones: más de 170 millones, la mayoría para cursos de formación y actividades sindicales.

En 2008, sólo CC OO recibió de las arcas públicas más de 105,1 millones. Un poco menos le quedó a su homólogo, ya que de esa misma partida y en ese mismo periodo UGT ingresó más de 65,9 millones. Éstas son las cantidades que, grosso modo, cobran los dos sindicatos mayoritarios de nuestro país y todo ello sin tener en cuenta las aportaciones de los afiliados y asociados.

Estas cuantiosas ayudas estatales coinciden en el tiempo con su apoyo incondicional al Gobierno. Por ejemplo, después del debate del estado de la nación los sindicatos rubricaron un texto de apoyo a la política del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Además, han aceptado la congelación de sueldos de los funcionarios e incluso, han llegado a plantear movilizaciones en contra de los empresarios.

Y es que el presidente del Gobierno insiste en que la paz social es crucial para conseguir que la política económica encuentre de nuevo la senda del crecimiento. De momento, parece que lo consigue, ya que Zapatero es el único presidente del Gobierno que ha logrado que durante su mandato los sindicatos no convoquen movilizaciones masivas contra el Gobierno.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Futuro imperfecto

Artículo de Proyecto Cívico en El Confidencial:

Han transcurrido ya tres años desde aquel infausto último trimestre de 2006, en el que nuestro universo cambió. De poco sirvieron los alegatos locales sobre un 'resfriadito' o una exageración intencionada de los enemigos del régimen. El sistema demostró su vulnerabilidad ante una clase política y financiera irracionalmente ambiciosa y capaz de manipular a su antojo los principales resortes de la economía, haciendo caer en su trampa a millones de ciudadanos cortos de criterio propio.


Tres años de impensable crueldad, nos han demostrado que sea cual sea el castigo social, los actores principales siguen en el mismo sitio y al frente del único modelo que saben gestionar. Un modelo que ha perfeccionado una burda imitación de la democracia y que está basado en evidentes formas de corrupción institucional y de servidumbre a intereses particulares.


Nada ha cambiado el presente de nuestro país, la gran masa electoral vive secuestrada por la ceguera y la mansedumbre que provocan los mensajes populistas del poder político y sus secuaces. Poderes que han comprobado una cosa terrible para todos nosotros: ya no hay riesgo de levantamientos populares ni militares; a esta población le vale todo. Vengan deudas, chapuzas, abusos e impuestos, somos de goma.


La cuestión es si estos tres años han traído alguna novedad reseñable. En lo político y social, nada nuevo, con dos partidos políticos, impecables cancerberos deteniendo cualquier opción que no les beneficie. Y en lo económico, la certeza de que nos hemos descolgado de la primera división y de que nuestras posibilidades de competir con éxito en un mercado global están seriamente amenazadas.


Sin embargo, la suma de lo que debemos dejar de hacer más lo que podríamos empezar, no rectifica el rumbo en una economía que necesitaba crecimientos superiores al 2% de PIB para generar empleo. De aquí a 10 años, aventuramos que el retroceso del sector inmobiliario, no puede cubrirse con el progreso de sectores alternativos. Por lo que el tamaño de país que podemos sostener con una economía como la que pueda resultar, es más parecido al de los 40 millones de habitantes del 2000 que al de los 46 millones actuales. Nuestra población potencialmente activa no daría para más. Esa situación afectará de manera importante a los flujos migratorios (negativos por fuerza a partir de ahora) y ralentizará el consumo y la recaudación de impuestos directos e indirectos.


En esa dinámica, algunos sectores sufrirán caídas profundas de actividad: agroalimentario tradicional, industria manufacturera básica, automoción, construcción y obras públicas en general, sanidad, educación y servicios relacionados con éstos. Y crecerán los sectores relativos a la sociedad del conocimiento: ingeniería de proyectos, marketing, Internet, software, mantenimiento, servicios personales y generales externalizados.


Los ciudadanos estamos ante una oportunidad única de refundar un modelo económico, pero es evidente que a nuestro grado de competitividad actual, el futuro le sienta como un tiro. Con nuestro modesto quehacer internacional, podemos aspirar a un escaso valor añadido y con sus moderadas compensaciones salariales. Paradójicamente, seguiremos sosteniendo con unos impuestos empobrecedores a una casta gobernante de lujo y capricho y a una administración sobredimensionada.


Nuestro retrato a 10 años será bien distinto. Un país que habrá ido de más a menos, incapaz de agarrarse al G-8 y en la pendiente abajo del G-20. Dejaremos de ser un país donde el optimismo y la formidable vida familiar que nos caracterizaba dejarán paso a una mayor austeridad personal, un descomunal esfuerzo por integrar a la población emigrante y una fe muy limitada en la clase política. Y lo que es más importante, se dará una terrible pérdida de identidad, propiciada por la tarea de sustituir valores democráticos universales por unos huecos postulados relativistas, que más que vertebrar la convivencia sirve para polarizar a la sociedad, dividiéndola y enfrentándola, sirviendo a intereses electorales y ruines propósitos sectarios.


Seremos muchos los que no encontremos acomodo en una economía de tan baja productividad y tengamos que tomar el camino de una emigración, no menesterosa como antaño, pero con un alto nivel de sacrificio personal y familiar. En todo caso un futuro incierto e imperfecto en el que no tienen razón de estar los mismos que se aprovecharon de nuestra desgracia.


Si piensa que el futuro nos puede deparar mejoras imprevistas con estos mismos ingredientes con los que caímos, hagánoslo saber, con sus propuestas elaboraremos como siempre nuestro Manifiesto Cívico.


jueves, 24 de septiembre de 2009

Un agujero en el puente

Estimado E.:

La mañana del pasado Martes, camino de la estación de tren, pude comprobar como el agujero en el puente de "madera", sobre el Izarilla, va a más. Puede que - como me comentan - lo utilicen los jóvenes con "quads" o motos, pero no me creo que la AMPLIACION DEL AGUJERO sea cosa del sólo deterioro por uso del camino, después de haber aguantado décadas.

Creo más bién que algún bastardo descerebrado se ocupa expresamente de estos menesteres a horas intempestivas. Y además debe utilizar una maza. No se explica de otra manera el deterioro sufrido desde la pasada Primavera. Si la cosa sigue, el camino se pondrá especialmente peligroso este invierno ya que el hueco quedaría justo en la parte baja de la pendiente de acceso, viniendo desde Reinosa.

Entiendo que hay que hacer algo antes de las lluvias y nieves: ¿Puedes utilizar a la cuadrilla de obras para hacer un arreglo? Sólo hace falta un poco de ferralla y dos sacos de cemento. ¿O prefieres dejarlo al criterio del Alcalde Hijosa?

Si a primeros de Noviembre el agujero ha ido a más, pondré una denuncia en la Guardia Civil poniendo en su conocimiento el hecho y adjuntando los escritos dirigidos en su día al Alcalde Hijosa y al Consejero Martín solicitando la recuperación y rehabilitación de camino, y la respuesta recibida del adjunto segundo del Defensor del Pueblo. Y pondré la denuncia desconociendo -como es el caso-, la identidad de los autores del estropicio.

Enviado desde mi BlackBerry® de Vodafone

domingo, 20 de septiembre de 2009

un buitre por los tejados






Hace una semana apareció un buitre enfrente de casa, recaló en el tejado de una nave ganadera y despues hizo noche en otro tejado. Desorientado, harto de alimento o herido, cuando consideró oportuno - el sábado por la mañana -, reemprendió el vuelo.

sábado, 19 de septiembre de 2009

autónomos, autorregulados y productivos

Reproduzco parte de un muy interesante artículo de Esteban Hernández sobre el mundo del trabajo y los suicidios en France Telecom, publicado en El Confidencial:

“Creemos que es posible comportarse durante el día como un sádico con los subordinados y luego llegar a casa y ser un padre ejemplar. Nos dicen que es posible estar sometidos a presión continua en el trabajo y después actuar como un marido estupendo. Y no es verdad”. Jesús Villena, editor de Modus laborandi, empresa especializada en la publicación de textos sobre el mundo del trabajo, se refiere a un entorno, el nuestro, que nos exige separar radicalmente la esfera laboral de la privada, que nos reinventemos si nos quedamos en paro y que respondamos perfectamente bajo presión (incluso mejor que sin ella); un entorno en el que, como afirma Amparo Serrano, profesora de psicología social en la Universidad Complutense de Madrid, “debemos ser trabajadores autónomos, autorregulados y productivos, predispuestos a cooperar y a formarnos continuamente, y en el que debemos, ante todo, saber estar”.

El problema es que la realidad va por caminos diferentes a los de ese discurso “que nos exige poder con todo”, como demuestran los casos de los 23 empleados que se han suicidado recientemente en France Telecom. Y llueve sobre mojado, porque hace un par de años Renault vivió problemas similares, y eso sin contar los muchos sucesos, dicen los expertos, que no salen a la luz. Por eso, asegura Villena, no deja de ser llamativo que no se promueva una reflexión profunda sobre nuestro modelo laboral.


“Todos somos conscientes de la importancia del trabajo y de lo que afecta a nuestros hijos o a nuestra vida privada. Por ejemplo, que los abuelos estén hoy educando a los nietos dice mucho de nuestros modelos productivos”. Sin embargo, apenas hablamos de las estructuras, prefiriendo señalar con el dedo a las personas. Así, “cuando alguien salta por la ventana, es sólo a causa de sus problemas personales”,


Esa fue también la explicación pública que ofreció France Telecom cuando los hechos se dieron a conocer. Como ocurrió con otras organizaciones, la telefónica gala se limitó a quitarse de encima toda responsabilidad, culpando a individuos de personalidad frágil que no supieron adaptarse a los cambios que conllevaba la presión. Y eso, apunta Villena, que quienes se suicidaron “eran personas que tenían un índice de responsabilidad muy alto, y a las que se las suponía, pues, una capacidad elevada para afrontar tensiones, que decidieron cometer el acto suicida en su propio puesto de trabajo y que dejaron una carta en la que aseguraban que su vida laboral resultaba insostenible”. Por eso, asevera Villena, no podemos afrontar estos acontecimientos como si estuvieran causados por simples reacciones patológicas de empleados inadaptados.


Sin embargo, según afirma Luis Enrique Alonso, catedrático de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, esa es la tendencia predominante en la última década, en la que se ha optado “por reducir los problemas sociales a problemas personales”. Así, el análisis de las disfunciones en el ámbito laboral “ha quedado limitado a aquellas a las que se podía dar una explicación desde la psicología, como es el acoso moral”. Igualmente, la solución contemporánea a los problemas “suele pasar por la oferta de tratamiento (desde la simple autoayuda hasta el paso por terapias conducidas por profesionales), con el objetivo de que quienes están sufriendo fortalezcan su carácter”. Así, ya no se abordan las cuestiones estructurales (tampoco las que conducen al acoso) sino que todo se reduce a incitar actitudes positivas ante los malos tiempos.


“Todos sabemos que las condiciones de expresión de comportamientos individuales están encuadradas en marcos sociales, pero en lugar de ser consecuentes y hablar de normas o de justicia, nos limitamos a decir a quienes están pasando por una situación de sufrimiento que se puede salir de ahí fortificando el carácter”. Lo que, además, suele provocar resultados contraproducentes: “Hemos visto en investigaciones realizadas con compañeros franceses cómo estas actitudes tenían un efecto rebote muy fuerte, ya que si alguien pasaba por un tratamiento y el problema no se solucionaba, la frustración era enorme, porque añadía un elemento de culpabilización: si te volvía a ocurrir estaba claro que te habías preparado mal”.


Y esta falta de cuestionamiento del papel que las organizaciones juegan en estos procesos está generando perjuicios a todos los implicados, empresas incluidas. Si en lugar de atajar adecuadamente las disfunciones, aquéllas se limitan a señalar como responsables a quienes están en la parte más débil de la relación, el resultado no puede ser otro que la perpetuación de los problemas: gran parte de la ineficiencia de las organizaciones actuales proviene de ese empeño en cerrar los ojos a lo que no funciona.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Para que el público se entere

    Este es el texto que aparece en la busqueda de Google al buscar En Bolmir ó desde Bolmir. Ayer por la noche estaba aparentemente arreglado el incidente. Pero hoy han vuelto a la carga. ¡El Gran Hermano vigila!
    Los resultados incluyen tus notas de Búsqueda wiki de en bolmir. Compartir estas notas
  1. Hoteldiscount.com / Appel Gratuit 0-800-77-37-79: Enter Travel Dates

    - 8 visitas - 16:59 - [ Traducir esta página ]
    Harrisburg, PA and Surrounding Areas. Check Availability At RODEWAY INN ITALIAN VILLA, Other Searches. Check In Date: January, February, March, April, May ...
    desdebolmir.blogspot.com/ - En caché - Similares -
    Comentario de jmares, hace 13 minutos - "Esta página corresponde al blog En Bolmir. El blog hace pupa y algún indeseable se ha puesto a trabajar para vincular la página web a un texto diferente al nombre del blog En Bolmir, para que el algoritmo del buscador Google se despiste o despiste al personal. SÍ, esta página es la del blog En Bolmir [pese al texto de labúsqueda].El Miércoles 16 de Septiembre sigue la anomalía."

martes, 15 de septiembre de 2009

Para que el público no se entere..

Para que el público no se entere se silencia al mensajero, a al menos se intenta. Y esto lo escribo porque hoy descubro que, como parece que este blog hace pupa, algún indeseable [quizás con dinero público..] se ha puesto a trabajar para vincular la página web a un texto diferente al nombre del blog En Bolmir para que el algoritmo del buscador Google despiste al personal.

Esta tarde, cuando se busca en Google en Bolmir o desde Bolmir aparece la página web de este blog vinculada a un texto que nada tiene que ver con el blog, en otro idioma, para que el personal no identifique la búsqueda con el blog. Así si alguien quiere obtener información del pueblo por este medio se le ahorra el trabajo de leer el blog, más que nada para que la casta política no se sienta perjudicada..

SÍ, esta es la página del blog En Bolmir [pese al texto que pueda haber encontrado en la búsqueda]. Así que si se pincha la página web que facilita el buscador encontrarán la información que buscan, pese al texto que pueda aparecer y al idioma en que esté redactado."

En fín, la autores de la azaña, o los que inspiran tales acciones intentan crear molestias [todo muy totalitario, según conviene a sus intereses], lo cual nos confirma que estamos actuando en la buena dirección. Es más, amplificaremos la información publicando ciertos textos en otras páginas web.

Y además llegan algo tarde: hay más de 500 tarjetas de visita en circulación para dar a conocer el blog. Las personas que nos quieran leer sabrán como localizar el blog en la red sin mayor problema.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Más Partitocracia

Juan Varela en su blog Periodistas 21 se hace eco con el post Partitocracia de la publicación en El País de un artículo del filósofo Emilio Lledó titulado Pandemia y otras plagas y así podemos leer párrafos como los que siguen:

Raro es el día en que no se da alguna noticia sobre la "nueva" gripe que al parecer nos amenaza y que ha tenido en los últimos meses otros nombres. Creo que empezó llamándose "mexicana", luego "porcina" -algún país, por lo que leímos, hizo una quema hecatómbica de cerdos-, al final se le ha dado una denominación más científica y aséptica: gripe A, gripe H1N1, que parece una matrícula automovilística para atropellar nuestra siempre agobiada tranquilidad.

Hay muchos rumores sobre el origen de esta enfermedad que los medios de información manosean, opinean, tergiversean. Deformaciones de unos hechos que, con independencia de su posible realidad y subsiguiente pandemización, y de las medidas que las autoridades deban tomar, sirven más o menos conscientemente para crear una atmósfera de intranquilidad y angustia con la que, tal vez, podrían disimularse problemas más acuciantes, males más crónicos que no sólo ponen en peligro la salud individual sino la salud social y, por decirlo con la palabra justa, la salud democrática.

Me permitiré aludir a algunas plagas sociales que se hacen crónicas en nuestra sociedad, y ante las que los ciudadanos están impotentes y, en el peor de los casos, inconscientes. Estas plagas contradicen los ideales de cualquier sociedad saludable, deteriorando los cerebros y los comportamientos.

Tal vez la más importante sea la corrupción política, fruto de una corrupción de la mente, de la conciencia, de la sensibilidad, y del compadreo para defender los intereses, casi siempre oligárquicos, de ciertas degeneraciones en la partitocracia. Eso supone no sólo la impunidad de la desvergüenza sino, lo que es más grave, el deterioro y podredumbre del propio cerebro, de la propia personalidad.

La familiaridad con la mentira de muchos políticos acaba haciéndoles inservibles no sólo como defensores y administradores de lo público sino que daña, también, su salud personal, inhabilitándoles para realizarse en ese tipo humano del hombre bueno, del hombre decente -spoudaios, decían los griegos- que se inventó en los comienzos de la filosofía política. Hay un texto famoso, en esos primeros momentos de la teoría social, que muestra de qué modo el manoseo de la mentira, el oportunismo y la maldad, sobre todo en el administrador de lo público, termina por degenerar su pensamiento, por destruir su "humanidad", por aniquilar su persona.

Más peligrosa que la gripe es la infección que algunos partidos inoculan demagógicamente a sus inocentes partidarios. Claro que muchos de estos partidarios no son tan inocentes, sino que están ellos mismos corrompidos económica o, en el peor de los casos, mentalmente y aplauden, en el aplauso de sus supuestos líderes, sus propias fechorías.

Otra plaga funesta parece ser la de aquellos defensores y administradores de lo público que sacan provecho privado, o benefician, contra los "intereses generales" como paradójicamente decía aquel ministro, a sus clanes oligárquicos, a sus amiguetes o amigantes. Es triste que otros partidos no hagan retumbar semejantes desmanes. ¿Hay intereses comunes en lo peor de la partitocracia?

Tal vez otra plaga sería la extrañeza que expresan algunos prohombres del poder económico o mediático por el hecho de que nos recuperemos más tarde que otros países europeos. Sabemos de sobra que nuestra industria, nuestra investigación, está muy lejos de la francesa y la alemana, por ejemplo. Con avaricia e ignorancia buena parte del llamémosle empresariado, en lugar de crear verdadera riqueza, se ha dedicado a deteriorar el país y sus costas con la más salvaje especulación inmobiliaria. Muchos de estos individuos explican ahora, hipócritamente, que así se creaban puestos de trabajo. ¡Como si alguna vez, salvadas todas las respetables excepciones, hubieran pensado en algo que no fuera su fácil ganancia!


sábado, 12 de septiembre de 2009

Inquietud vecinal

Cuando vemos al corresponsal de uno de los diarios provinciales hacer fotos de unas obras, junto al alcalde, enseguida concluimos que están preparando una noticia para tal diario. Y así sucede: el pasado miércoles 9 leemos este titular "Inquietud vecinal por el alumbrado en Bolmir".

Destaco algunos párrafos:

"Acaba de comenzar en el pueblo de Bolmir las obras de la carretera que unirá Matamorosa con Bimón-Arija, carretera comarcal 731 ..." [las obras han comenzado en la carretera hace varios meses/años; la comarcal es la CA-730].

"Algunos de los vecinos del pueblo de Bolmir están preocupados porque ven como el proyecto de la obra no contempla un alumbrado tan generoso como el recientemente inaugurado entre los pueblos de Bolmir y Requejo, y porque según han informado conocen que el alumbrado de la travesía de Bolmir, Villafría y Horna, no será el moderno de bajo consumo y no contaminante, lo que estos vecinos no entienden" [No conozco a estos anónimos vecinos -por otra parte- tan bien informados, que saben el número de farolas que se van a instalar en la travesía y además conocen el tipo de alumbrado; es sospechoso este dato -la existencia de tales vecinos- teniendo en cuenta que otros vecinos de carne y hueso hemos recabado al Ministro de Política Territorial información sobre el número de farolas que se van a instalar en el mismo pueblo con el Plan E ante la falta de transparencia del Ayuntamiento en esta materia; por último señalar que la carretera CA-731 en Requejo lleva 15 farolas para alumbrar el acceso a tres casa y un taller, amén de al rio Ebro, en un tramo de 200 metros].

Y ahora llega la explicación: "El alcalde de Campoo de Enmedio, Carmelo Hijosa, confirma este supuesto pensamiento en el que solamente irían tres farolas nuevas, aprovechando las actuales con algunos cambios de ubicación. Pero , Hijosa no se queda ahí y espera que el Consejero de Obras Públicas dote de un alumbrado idóneo al pueblo de Bolmir como ha hecho con los pueblos de Requejo y Nestares, dejando una carretera digna como las hechas hasta ahora" [Y tan supuesto..]

Luego sigue con las aceras y los bordillos, y el soterramiento de la obra civil del alumbrado. Al final -y es de traca- añade: "sería imprescindible una acera hasta la primera rotonda de Matamorosa, alargándose y colocando alumbrado como en otras partes" ¡A buenas horas, mangas verdes! [Sería mejor que la cuneta de hormigón que nos han preparado, pero ¿como salvamos los viandantes las rotondas de la autovía A-67 ?]

Conclusiones:

Cuando se quiere decir algo relevante se utilizan los medios locales, a Queimadelos de Alerta en este caso [lo puede hacer el alcalde no los vecinos] y se redactan noticias a la carta. Se utiliza a los vecinos/ciudadanos/pueblo [hasta la inquietud] para decir lo que quiere decir el señor alcalde. Vecinos superinformados, probablemente inexistentes.

Se hace esta petición a través del periódico porque el Consejero no es de su cuerda.

¿El proyecto de la carretera en lo que afecta a la travesía de los pueblos no es conocido desde hace meses por el Ayuntamiento? ¿A cuento de qué vienen ahora estos lamentos?

Si coinciden en el tiempo - eso parece- la instalación de unas y otras farolas/lámparas, las de la carretera en la travesía y las del Plan E -cosa suya señor alcalde-, y las contratas las lleva una misma empresa ¿Por qué no se ponen de acuerdo para poner en la travesía las farolas que estime oportunas y con la modernidad pertinente? ¿qué lo dificulta? siempre pueden aplicar fondos del Plan E al alumbrado de la travesía.

Mientras el alcalde redactaba la noticia, algunos vecinos -no supuestos ni virtuales- intentan negociar con el encargado de la obra la realización del bordillo o acera frente a su domicilio.

Otros vecinos pediamos al mismo consejero hace un año -sin respuesta, SR-, semáforos, pasos de peatones, bandas sonoras, señalética, etc..

Seguimos con lo de siempre: las chapuzas y los deficits de gestión. Entre la desidia, la ineficacia y la incompetencia de la casta política. La inquietud la sentimos algunos vecinos ante la calidad de los cargos electos locales y de la administración autonómica.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

un gran pacto de Estado

Un gran pacto de Estado es lo que le pide Rosa Díez al Presidente del Gobierno para afrontar la crisis económica.

casi 15 millones de españoles

Publicado hoy en La Información:

Entre funcionarios, parados y pensionistas, casi 14,8 millones de personas en España -el 32% de los 46 millones de habitantes, o uno de cada tres- dependen en la actualidad de dinero público, bien a través de los fondos de la Seguridad Social (parados y pensionistas) o los presupuestos de las Administraciones central y autonómicas (funcionarios), según datos del INE, Banco de España y el Ministerio de Economía.

Así, la población activa que trabaja en el sector privado (bien por cuenta propia -autónomos- o ajena -asalariados-) si se le restan los tres millones de empleados públicos (entre funcionarios y empleados), apenas llega ronda los 15 millones de personas, una cifra equivalente a la suma de funcionarios, pensionistas y parados.

domingo, 6 de septiembre de 2009

PARTITOCRACIA

Reproduzco por su interés artículo del periodista José María Carrascal publicado en ABC, vía Voto en Blanco.

QUIENES han tenido poca democracia en su historia, como nosotros, suelen reducirla a un modelo único, cuando hay muy diversos tipos de ella, incluidos algunos que ni siquiera son democracias. A las autodenominadas «democracias populares» me remito, pertenecientes al extinguido bloque soviético, dictaduras del más viejo cuño, o a la «democracia orgánica» que tuvimos en España, regida por las «familias» del régimen, bajo la férrea batuta de Franco, cuya aversión a la «democracia inorgánica», como llamaba a las tradicionales, advertía ya de lo alejado que estaba de ellas.

Pero estas últimas, es decir, las que cumplen su condición fundamental de haber surgido de unas elecciones libres y estar regidas por un gobierno más o menos representativo, se dividen en dos grandes grupos, según donde resida el núcleo de poder: las parlamentarias y las presidencialistas, razón de que la norteamericana haya sido llamada «dictadura por cuatro años», tiempo que dura el mandato presidencial, definición no muy exacta, pues el poder del presidente norteamericano se ve controlado de cerca por el Congreso y la Justicia, aunque no vamos a meternos ahora en ello, para no perdernos.

¿A cuál de esos dos tipos pertenece nuestra democracia? A ninguno. El poder en España pertenece a los partidos hasta el punto de que ni siquiera los más grandes lo ejercen, excepto en el caso poco frecuente de obtener la mayoría absoluta. De no ser así, quienes realmente «mandan» son los partidos pequeños, nacionalistas generalmente, favorecidos por una ley electoral que les da ventaja sobre los partidos «nacionales». Algo que parece contradecir el principio mismo de la democracia, «gobierno de la mayoría con respeto a las minorías», pero sin dar a estas últimas la palabra decisiva en los asuntos de Estado, como ocurre en España. ¿Cómo se llegó a tal aberración? Lo atribuyo a nuestra tendencia a ir de un extremo a otro. Franco envió los partidos al infierno, por considerarlos los culpables de todos los males de España, y quienes le siguieron los colocaron en el paraíso, error casi tan grande, pues la democracia no es un paraíso para nadie, todos tienen que apechugar, por lo que puede considerarse más bien un purgatorio. Aunque ésta sí que es realmente otra cuestión.

En cualquier caso, los padres de la Constitución de 1978 dieron todo el poder a los partidos, que ejercen en España una dictadura de facto, tanto hacia fuera como hacia dentro de ellos mismos. Controlan el Ejecutivo, controlan el Legislativo y controlan la justicia, al decidir la composición de sus órganos rectores: el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional y la Fiscalía General del Estado, que depende directamente del Ministerio de Justicia. Añádanle el control de la Radio y Televisión estatales, y ya me dirán si lo que tenemos no es una «partitocracia», una dictadura de los partidos.

Y lo peor no es su dominio de todos los resortes y recursos del Estado. Lo peor es que tampoco su funcionamiento interno puede decirse que sea democrático. Los partidos políticos españoles son organizaciones piramidales, controlados por una elite que decide el rumbo de los mismos sin tener para nada en cuenta a sus bases. Existen, sí, unos «barones», generalmente territoriales, con amplísimos poderes en su territorio. Pero las necesidades económicas les obligan a depender de su central, lo que reduce sensiblemente su autonomía. Aunque lo que más la reduce es el sistema de «listas cerradas» establecido para todo tipo de elecciones. Una lista que confecciona la dirección del partido, que premia a los leales -es decir, a los que siguen sus directrices sin rechistar- y excluye a los independientes, es decir, a los que se atreven a pensar por sí mismos. Lo que convierte a los partidos políticos españoles en bloques monolíticos, con la inmensa mayoría de sus cuadros limitándose a decir y hacer lo que manda el jefe o a calentar el asiento para el que ha sido asignado. Sólo cuando el partido se halla en la oposición, se atisban movimientos de rebeldía, pero, en ese caso, la rebeldía es casi siempre contra el propio jefe de filas, con ánimo de desbancarle y ponerse él o ella en su lugar. Lo que explica la escasísima fuerza que suele tener la oposición en España. A la falta de poder auténtico, acaparado por el Gobierno, se une el navajeo interno. Un grave falló de nuestro sistema político, pues la oposición tiene un papel relevante en toda democracia vigorosa y operativa.

La mayor tara, sin embargo, de las «listas cerradas» es que vacía a la democracia de su último fundamento: la representatividad ciudadana. Lo que es tanto como dejarla sin contenido. Ya sé que hago una acusación muy grave, pero desgraciadamente, cierta, aunque los españoles, en nuestra ignorancia política, no parecemos o queremos darnos cuenta. Los españoles no sabemos quién nos representa en el Congreso y no digamos ya, en el Senado. Ignoramos a quién poder dirigirnos en caso de que se haya cometido una arbitrariedad administrativa contra nosotros o, simplemente, para exponer una iniciativa que creemos beneficiosa para la comunidad. Se dirá que para lo primero están los tribunales y para lo segundo, los medios de comunicación. Pero llevar una causa a los tribunales españoles es como echar un mensaje al mar en una botella, y los medios de comunicación bastante tienen con hacer oír sus propias voces. Con lo que el ciudadano de la calle se queda sin portavoz en la vida pública. Votó una lista, es decir, un partido, sin saber cuál de aquellos nombres le representa, y hasta la próxima convocatoria. Una de las mayores envidias que siento en Estados Unidos es ver a mis conocidos dirigirse por carta al congresista de su distrito con cualquier tipo de queja, y comprobar que no sólo le responde de inmediato, sino también la queja se atiende, y si es de justicia, se corrige. Esa es la verdadera democracia, ese es el auténtico congresista, atento a los ciudadanos que le votan, a sus problemas e inquietudes. Pero el congresista español sólo tiene que preocuparse de estar a bien con quienes confeccionan las listas de su partido, para que le incluyan, a ser posible, en uno de los primeros lugares, para tener garantizada la elección. Y una vez elegido, hacer lo que le mandan, sin preocuparse lo más mínimo del electorado, de su conciencia o del bien del país

Es como los partidos políticos españoles se han convertido en maquinarias para alcanzar el poder, y una vez alcanzado, retenerlo a toda costa. Con los resortes que manejan de forma directa -desde el presupuesto a los medios de comunicación estatales- a los que controlan indirectamente -como el aparato policial y judicial- es muy difícil desalojarles, impidiendo eso tan saludable en democracia como es la alternancia en el poder. Sólo por descomposición interna del partido gubernamental, provocada por la corrupción, o por una catástrofe, como la del 11-M, se produce el cambio. Observen que ni en uno ni en otro caso el papel de la oposición es grande, por no hablar ya del de la ciudadanía, que se limita a sancionar con su voto un pastel previamente cocinado.

Pero esto no es muy democrático. El mayor valor de la democracia, me atrevería a decir, lo que la hace superior, o menos mala, a los demás sistemas de gobierno, es precisamente que permite la renovación pacífica y periódica de poderes. Entre nosotros, este tipo de renovación todavía no se da. Tiene que llegar siempre tarde y dramáticamente. Lo que le quita buena parte de su eficacia. Y así continuará mientras, en vez de democracia, tengamos partitocracia, dictadura de partidos.


sábado, 5 de septiembre de 2009

el caballo en el escaparate

Foto del escaparate de un comercio de Mahón decorado con motivos ecuestres, nada menos que la réplica de un caballo. La tienda es la de Escudero Moda Hombre pero no es la que yo conocí en 2002/2004, debe de tratarse de una nueva apertura en otra ubicación.
Fuente: Menorca.info

jueves, 3 de septiembre de 2009

¿Leyó nuestra carta el Consejero Martín?

El pasado Sábado se celebró en Matamorosa el Día de Campoo de Enmedio, evento público para el ejercicio de las relaciones públicas entre cargos públicos electos [ediles varios, parlamentarios regionales y miembros del ejecutivo regional invitados] pagado con dinero público, para mayor lucimiento del señor Hijosa.

Me cuentan que estuvo presente el presidente del parlamento regional, señor Palacio, y el Consejero de Medio Ambiente, señor Martín. Y que cuando alguno de los vecinos quiso exponer sus intereses sobre la catalogación del camino tradicional de Bolmir a Reinosa al consejero Martín -asunto de su competencia- el ambiente se enturbió. Pues ya se sabe que estos momentos no son los más apropiados para mostrar interés por ciertos asuntos.

Tamaña descortesía para con los que viven de lo público [de la sopa boba, del moma en catalá] fue recompensado con el mutis por el foro del señor alcalde [enfurruñado] y del consejero en cuestión.

¿Y cual es el momento adecuado para tratar de los asuntos que interesan a los vecinos? no se encuentra.

Por cierto, al señor Martín le debiera sonar el asunto planteado, ya que el 16 de Mayo del corriente año algunos vecinos de Bolmir le hacíamos seguir un escrito sobre el particular, en ejercicio del Derecho de Petición, que no ha contestado, práctica que viene siendo habitual y sistemática entre los miembros del gobierno regional.

Seguimos en ello: entre la de desidia, la ineficacia y la incompetencia de la casta política autonómica y local.

Como quiera que queremos respuestas ponemos el asunto en manos del Defensor del Pueblo.

Aquí dejo copia del escrito remitido en Mayo:Martín 16MAY2009 (Scribd)




5.051.411 demandantes de empleo

Hoy escribe Marc Vidal en su blog:
Y Carlos Sánchez escribe en El Confidencial:
El paro vuelve a subir, como reflejan los registros del Inem; pero la realidad del mercado laboral aparece en la letra pequeña de la información que proporciona el Ministerio de Trabajo. En agosto, por primera vez desde que existen este tipo de estadísticas, el número de trabajadores que buscan un empleo ha roto la barrera de los cinco millones. En concreto, y según los datos oficiales, los servicios públicos de empleo tienen inscritos 5.051.441 demandantes de un puesto de trabajo, muy por encima de los 3,63 millones de desempleados que oficialmente recogen las listas del Inem.

La diferencia entre una y otra cifra no tiene que ver con una burda manipulación de las estadísticas oficiales, sino con el hecho de que los servicios de públicos de empleo excluyen de las cifras oficiales a importantes colectivos. En unos casos, debido a que ya tiene un empleo. Y en otros como consecuencia de que los demandantes reclaman condiciones laborales que el Inem considera insuficientes,pese a tratarse en muchas ocasiones de situaciones de subempleo. En el primer caso se encuentran nada menos que 943.061 trabajadores que ya tienen una ocupación o una relación laboral (por pequeña que sea), pero que pretenden un nuevo empleo, ya sea por razones económicas o de promoción profesional.

Los servicios públicos de empleo, igualmente, excluyen de los registros oficiales a otros 196.532 ciudadanos con una disposición limitada para aceptar un puesto de trabajo, ya sea porque que quieren trabajar desde su domicilio, desde en el extranjero o mediante teletrabajo.

El Inem, de la misma manera, excluye a otros 282.768 ciudadanos que no tienen un empleo, pero que o bien realizan cursos de formación o están inscritos en el llamado TEASS, donde se incluyen a los trabajadores agrícolas subsidiados (el antiguo PER).

En total, esto significa que 1.422.361 trabajadores están inscritos en las lista del Inem pero no aparecen como parados, lo que puede explicar en parte el hecho de que la diferencia entre el paro registrado y las cifras que ofrece la Encuesta de Población Activa sea cada vez más importante.